Formas de Controlar la Diabetes

Hay diferentes formas de controlar la diabetes: medicamentos, cuidados, dietas, controles, etc. El tratamiento efectivo de la diabetes depende en gran parte del manejo diario de la enfermedad.

Vivir con diabetes requiere que usted asuma un papel activo en el cuidado de su salud. Esto incluye llevar a cabo controles diarios de azúcar en la sangre, planificación de las comidas y, para algunos, aplicarse inyecciones de insulina.

El Control del Azúcar en la Sangre

El control del azúcar en la sangre debe realizarse varias veces al día y es un factor esencial del manejo de la diabetes. El proceso es simple:


  • El paciente toma una pequeña gota de sangre (en general, se pincha la yema del dedo) y la deja caer sobre una tira de papel especial.
  • El papel cambia de color según la cantidad de glucosa que contenga la sangre.
  • Se compara con una tabla sobre niveles de glucosa.

Para obtener una medida más exacta, la gota de sangre puede colocarse en un medidor de azúcar en la sangre. El resultado aparece en la pantalla del monitor. La mayoría de las tiendas de provisiones para diabéticos tienen variedad de medidores.

A nadie le divierte pincharse el dedo cuatro o cinco veces al día, por eso, los investigadores intentan desarrollar maneras menos dolorosas de controlar el azúcar en la sangre. Las nuevas técnicas incluyen el uso de ultrasonido para medir el azúcar sin lastimar la piel. Los primeros estudios clínicos en esta área han arrojado resultados prometedores.

La Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA) ha aprobado un aparato en forma de reloj de pulsera para medir el azúcar en la sangre llamado Glucowatch®. Mediante estimulación electrónica extrae azúcar de la sangre a través de la piel, para medirla. Sin embargo, este aparato no evita por completo la necesidad de pinchar el dedo.

Cuidados y Dieta para la Diabetes

Entender con qué exactitud se miden los niveles de azúcar en la sangre es vital para el tratamiento correcto de la diabetes. Cada tres o cuatro meses se puede realizar un test de hemoglobina glicosilada. Este examen mide la eficacia con que el paciente ha controlado su propio nivel de azúcar en la sangre en los últimos tres meses. Si se examina los resultados y los eventos de los últimos meses (por ejemplo, estrés, dieta, consumo de alcohol), se puede crear un programa de manejo de la diabetes personalizado para cada paciente.

Acostumbrarse a seguir una dieta para la diabetes puede ser difícil. Como la diabetes es un trastorno del azúcar en la sangre, la alimentación es un factor importante para mantener la diabetes bajo control. Consulte a un nutricionista para que elabore una dieta que incluya alimentos para la diabetes. Lea las etiquetas de los productos alimenticios para conocer el contenido de calorías, grasas y carbohidratos. Invierta en un buen libro de cocina para diabéticos que le ayude a controlar el consumo de alimentos.

Cómo Combatir la Diabetes

La insulina es una hormona producida en el páncreas, necesaria para que la célula extraiga energía del azúcar en la sangre. Sin ella, las células no pueden producir energía y el cuerpo no puede regular los niveles de azúcar.

Para los diabéticos del tipo 1 (insulino-dependientes), las inyecciones proveen esta hormona vital y están disponibles en distintos formatos. Algunas marcas de insulina actúan rápidamente, pero solo permanecen en el torrente sanguíneo aproximadamente una hora. Las insulinas de efecto prolongado pueden permanecer en la sangre entre 10 y 12 horas. Muchas personas utilizan más de un tipo de insulina, según las necesidades del cuerpo.

Medicamentos para la Diabetes

En general, los diabéticos del tipo 2 no necesitan inyecciones. En muchos casos, la dieta y el ejercicio son suficientes para lograr un nivel de azúcar en la sangre apropiado. Algunos diabéticos del tipo 2 necesitan tomar píldoras para ayudar al cuerpo a metabolizar el azúcar. En casos más graves de diabetes tipo 2, se puede necesitar inyecciones de insulina a medida que progresa la enfermedad.

Si el médico cree que su condición lo amerita, puede prescribir medicación para ayudar a controlar el alto nivel de azúcar en la sangre. La droga rosiglitazona (nombre comercial Avandia), por ejemplo, disminuye la resistencia a la insulina. Avandia incrementa la sensibilidad de las células a la insulina. Gracias a esto, el cuerpo utiliza la insulina disponible con mayor eficacia, y así se interrumpe el ciclo de resistencia.