Formas de Controlar la Diabetes

Hay diferentes formas de controlar la diabetes: medicamentos, cuidados, dietas, controles, etc. El tratamiento efectivo de la diabetes depende en gran parte del manejo diario de la enfermedad.

Vivir con diabetes requiere que usted asuma un papel activo en el cuidado de su salud. Esto incluye llevar a cabo controles diarios de azúcar en la sangre, planificación de las comidas y, para algunos, aplicarse inyecciones de insulina.

El Control del Azúcar en la Sangre

El control del azúcar en la sangre debe realizarse varias veces al día y es un factor esencial del manejo de la diabetes. El proceso es simple:


  • El paciente toma una pequeña gota de sangre (en general, se pincha la yema del dedo) y la deja caer sobre una tira de papel especial.
  • El papel cambia de color según la cantidad de glucosa que contenga la sangre.
  • Se compara con una tabla sobre niveles de glucosa.

Para obtener una medida más exacta, la gota de sangre puede colocarse en un medidor de azúcar en la sangre. El resultado aparece en la pantalla del monitor. La mayoría de las tiendas de provisiones para diabéticos tienen variedad de medidores.

A nadie le divierte pincharse el dedo cuatro o cinco veces al día, por eso, los investigadores intentan desarrollar maneras menos dolorosas de controlar el azúcar en la sangre. Las nuevas técnicas incluyen el uso de ultrasonido para medir el azúcar sin lastimar la piel. Los primeros estudios clínicos en esta área han arrojado resultados prometedores.

La Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA) ha aprobado un aparato en forma de reloj de pulsera para medir el azúcar en la sangre llamado Glucowatch®. Mediante estimulación electrónica extrae azúcar de la sangre a través de la piel, para medirla. Sin embargo, este aparato no evita por completo la necesidad de pinchar el dedo.

Cuidados y Dieta para la Diabetes

Entender con qué exactitud se miden los niveles de azúcar en la sangre es vital para el tratamiento correcto de la diabetes. Cada tres o cuatro meses se puede realizar un test de hemoglobina glicosilada. Este examen mide la eficacia con que el paciente ha controlado su propio nivel de azúcar en la sangre en los últimos tres meses. Si se examina los resultados y los eventos de los últimos meses (por ejemplo, estrés, dieta, consumo de alcohol), se puede crear un programa de manejo de la diabetes personalizado para cada paciente.

Acostumbrarse a seguir una dieta para la diabetes puede ser difícil. Como la diabetes es un trastorno del azúcar en la sangre, la alimentación es un factor importante para mantener la diabetes bajo control. Consulte a un nutricionista para que elabore una dieta que incluya alimentos para la diabetes. Lea las etiquetas de los productos alimenticios para conocer el contenido de calorías, grasas y carbohidratos. Invierta en un buen libro de cocina para diabéticos que le ayude a controlar el consumo de alimentos.

Cómo Combatir la Diabetes

La insulina es una hormona producida en el páncreas, necesaria para que la célula extraiga energía del azúcar en la sangre. Sin ella, las células no pueden producir energía y el cuerpo no puede regular los niveles de azúcar.

Para los diabéticos del tipo 1 (insulino-dependientes), las inyecciones proveen esta hormona vital y están disponibles en distintos formatos. Algunas marcas de insulina actúan rápidamente, pero solo permanecen en el torrente sanguíneo aproximadamente una hora. Las insulinas de efecto prolongado pueden permanecer en la sangre entre 10 y 12 horas. Muchas personas utilizan más de un tipo de insulina, según las necesidades del cuerpo.

Medicamentos para la Diabetes

En general, los diabéticos del tipo 2 no necesitan inyecciones. En muchos casos, la dieta y el ejercicio son suficientes para lograr un nivel de azúcar en la sangre apropiado. Algunos diabéticos del tipo 2 necesitan tomar píldoras para ayudar al cuerpo a metabolizar el azúcar. En casos más graves de diabetes tipo 2, se puede necesitar inyecciones de insulina a medida que progresa la enfermedad.

Si el médico cree que su condición lo amerita, puede prescribir medicación para ayudar a controlar el alto nivel de azúcar en la sangre. La droga rosiglitazona (nombre comercial Avandia), por ejemplo, disminuye la resistencia a la insulina. Avandia incrementa la sensibilidad de las células a la insulina. Gracias a esto, el cuerpo utiliza la insulina disponible con mayor eficacia, y así se interrumpe el ciclo de resistencia.

Factores Asociados al Desarrollo de la Diabetes

Un estilo de vida sedentario, el exceso de peso y la dieta inadecuada se vinculan con el desarrollo de intolerancia a la glucosa y la diabetes tipo 2. Cualquier persona con un índice de masa corporal de más de 27 se considera en riesgo de desarrollar problemas de salud. Un índice de masa corporal de más de 30 indica obesidad, además de un riesgo mayor de padecer diabetes y otros problemas de salud.

 

Sin embargo, el índice de masa corporal no es un tema que únicamente concierne a los adultos. La epidemia de obesidad también está afectando a los niños. La obesidad en la niñez contribuye al desarrollo temprano de problemas de salud tales como la diabetes tipo 2, problemas cardíacos, cáncer e incluso tiene un potente efecto negativo sobre la autoestima y la salud mental.

 

Causas de la Diabetes

 

La diabetes tipo 1 se considera que es una enfermedad autoinmune. En la diabetes tipo 1 el sistema inmunológico ataca las células beta y por lo tanto no se produce insulina. Cuando esto ocurre la glucosa en la sangre se eleva porque no puede ingresar a la célula para ser transformada en energía.

 

La diabetes tipo 2 o del adulto ocurre en presencia de insulina. Sin embargo, el cuerpo produce menor cantidad o la insulina producida no funciona apropiadamente.

 

Factores de Riesgo de la Diabetes

 

Existen determinados factores asociados al desarrollo de la diabetes. Algunos factores como la genética y la historia familiar, por ejemplo, están fuera de nuestro control para prevenir la enfermedad. Sin embargo, podemos cambiar nuestros hábitos alimenticios, los niveles de actividad y el peso corporal para disminuir el riesgo de padecer diabetes. La pérdida de cinco kilos en una persona es suficiente para disminuir significativamente el riesgo de contraer la enfermedad.

 

Obesidad en los Niños

 

Anteriormente se pensaba que los niveles altos de azúcar, la diabetes tipo 2 y la intolerancia a la glucosa eran enfermedades del adulto. Era raro encontrar personas menores de 30 años con alguna de estas condiciones. Sin embargo, el rápido incremento en la obesidad infantil ha cambiado esa percepción. El aumento en el número de niños obesos y el desarrollo temprano de enfermedades en la vida que clásicamente se atribuían a los adultos, son alentados por la “comida chatarra” y la falta de ejercicio. Esto refleja la importancia de establecer desde temprana edad los buenos hábitos a través del ejercicio y una alimentación sana.

 

Modos para Prevenir la Diabetes

 

Los cambios en el estilo de vida son imprescindibles si usted tiene un alto contenido de azúcar en la sangre, resistencia a la insulina, o algún otro padecimiento que forme parte del síndrome X. Estudios clínicos han establecido repetidamente la relación entre:

 

  • una dieta inadecuada
  • la obesidad
  • la diabetes.

 

Por supuesto, cambiar los hábitos alimenticios no es algo que pueda lograrse de la noche a la mañana. Aprender a aplicar en nuestra vida diaria hábitos alimenticios saludables toma tiempo. Por otro lado, la pérdida de peso es un proceso tan lento y gradual, que muchas veces resulta frustrante e incita al abandono total de la causa por la que tanto nos hemos esforzado.

 

Sin embargo, es importante saber que incluso la pérdida de 5 kilos puede ayudar a reducir el riesgo de desarrollar diabetes. Tomarse tiempo para bajar de peso en forma gradual funciona mucho mejor que el ir de dieta en dieta buscando una solución mágica. Por otro lado, las dietas no son tan efectivas, sino que además pueden provocar fluctuaciones peligrosas en los niveles de azúcar sanguíneos.

 

El ejercicio es un aspecto importante en la pérdida y mantenimiento del peso. Sin embargo, no es necesario matarse en el gimnasio: aumentar el nivel de actividad puede ser tan simple como subir las escaleras en vez de tomar el elevador, o salir a caminar después de almorzar.

 

Dietas para la Diabetes

 

Una dieta baja en carbohidratos es importante para controlar la intolerancia a la glucosa. Esto no significa que hay que evitar completamente los carbohidratos. Es recomendable reemplazar carbohidratos simples, como la harina o el arroz blanco, por carbohidratos complejos como los cereales, las frutas y las verduras. Los carbohidratos complejos además son altos en fibra, un componente importante en el control del azúcar en la sangre.

 

Con el objetivo de controlar los niveles de azúcar en la sangre, no confunda la dieta baja en carbohidratos con las dietas restringidas en carbohidratos. Más de una de las dietas bajas en carbohidratos promocionadas en el mercado poseen un alto contenido en grasas y proteínas. Esas dietas ignoran las consecuencias a largo plazo en la salud y si bien favorecen la pérdida de peso rápida, no ofrecen buenos resultados.

Problemas de Salud Específicos y Clasificación de Hipertensión

Problemas de Salud Específicos y Clasificación de Hipertensión

Problemas específicos de la hipertensión incluyen:
  • Hipertensión maligna: La hipertensión maligna se caracteriza por una elevación severa y repentina de la presión arterial. Los síntomas incluyen dolor de pecho, visión borrosa y dolor de cabeza. También se puede producir adormecimiento de los miembros, convulsiones o confusión repentina. Un aumento repentino de la presión puede dañar varios órganos vitales. La hipertensión maligna suele afectar a personas con antecedentes de hipertensión, en especial personas con hipertensión secundaria causada por problemas renales.
  • Hipertensión pulmonar: La hipertensión pulmonar es una forma de hipertensión secundaria causada por una enfermedad cardíaca o pulmonar. Las arterias que entran a los pulmones sufren de alta presión sanguínea, incluso aunque el resto del cuerpo tenga presión sanguínea normal o baja. La hipertensión pulmonar puede ocurrir espontáneamente, como resultado de una enfermedad pulmonar crónica, debido a la infección por VIH o al uso de drogas endovenosas. Antes que la FDA lo sacara del mercado, el medicamento para adelgazar Fen-phen causaba hipertensión pulmonar.
  • Hipertensión portal: Las enfermedades hepáticas, en particular la cirrosis causada por alcoholismo severo o infección viral, pueden derivar en hipertensión portal. Esta hipertensión secundaria causa venas varicosas agrandadas en la parte superior del estómago, que pueden romperse y sangrar.

La Hipertensión y los Anticonceptivos

La Hipertensión y los Anticonceptivos

Las pastillas anticonceptivas suelen aumentar levemente la presión arterial cuando se toman durante mucho tiempo. En general, el incremento no es tanto como para preocuparse. Si una mujer que toma anticonceptivos desarrolla hipertensión, necesitará cambiar de método anticonceptivo. Las mujeres mayores de 35 años que fuman y toman pastillas anticonceptivas corren un alto riesgo de desarrollar hipertensión.

Los Riesgos a la Salud de la Hipertensión

A parte de agravar enfermedades existentes, como la diabetes y las enfermedades cardíacas, la hipertensión puede provocar otras enfermedades, tales como:
  • Accidente cerebrovascular: hemorragia en el cerebro relacionada con la hipertensión arterial crónica.

  • Arterosclerosis: acumulación de una placa en las paredes de las arterias la cual causa que se endurezcan.

  • Daño ocular (retinopatía hipertensiva): la retina se daña debido a hipertensión crónica y se originan discapacidades visuales irreversibles.

  • Encefalopatía: inflamación del cerebro, que suele producirse cuando no se controla la hipertensión a largo plazo.

  • Enfermedad renal (nefrosclerosis hipertensiva): engrosamiento o estrechamiento de las arterias renales; causante de, al menos, el 26 por ciento de los casos de nefropatía terminal en los Estados Unidos.

  • Gota: inflamación de las articulaciones causada por la acumulación de cristales generados por exceso de acido úrico, un producto de desecho de la sangre.

  • Insuficiencia cardíaca congestiva: el corazón no puede vaciar las cavidades, entonces se acumula sangre en el lado izquierdo del corazón y los pulmones se llenan de líquido.

  • Taquicardia: ritmo cardíaco acelerado; la taquicardia relacionada con la hipertensión suele acompañarse de pulso “saltón”.